La vereda, el lampazo y las sillitas



# 10 | 01.07 | A4Pablo LlorcaEL ESPACIO PUBLICO DE LAS HERAS.Es que en esos momentos, la vereda, se convierte en una expansion natural de las casas, digo, en aquellas jornadas de calor. ¿Y por que solo utilizarlas de dia, para transitar, y abandonarlas de noche?... y el escenario se prepara en el otro extremo de Ia jornada, alla cuando febo asoma. Desde las primeras horas de la mañana (que mas de uno ha transitado de regreso de una noche poco acotada) es muy comun ver a las senoras blandiendo espadas del brillo, mirando de reojo, a la distancia, si su vereda reluce tanto como la de la vecina de mas alla. Es que para contrarrestar el seco clima de Mendoza, las damas mendocinas cuentan de un artefacto indispensable para esta preparacion: el lampazo. Como superticies acharoladas, las veredas mendocinas logran las mas variadas combinaciones de colores ocres, borra vinos, negros y blancos. Luego, la jornada transcurre. Con las altas temperatures uno debe "encerrarse", la siesta pasa a ser una de las opciones mas codiciadas. Ya durante la tardecita, si uno camina por las veredas de los barrios de Las Heras (en los antiguos caserios), se puede observar la transformación de las viviendas. Ahi las bisagras pierden su simetria, las ventanas ya no protegen y literalmente se desarman, ya que no es posible que la fresca (entiendase aire/brisa/sur) movilice y renueve los interiores si solo un paño permanece abierto. Nunca faltan los que riegan el contrapiso para aumentar los beneficios de la brisa. Y quien no ha visto, a ultima hora, a los ancianos mecerse en las hamacas de totora "tomando el fresco de la noche", escuchando algun tango de fondo.Es en esas noches que la gente busca salir del cobijo que durante la siesta los protegio para estar afuera. Y comienza una prpgresiva desmantelacion del living, un desfile de mesitas de camping, de sillitas y reposeras. Se configura el escenario; la fachada, el arbol y la acequia marcan los limites. Las lamparas portatiles cuelgan de alguna rama mal cortada (O victima del viento zonda que no le tuvo piedad). La señora de la vereda de enfrente no duda en prender la radio con algun hit de Camilo Cesto que se fusiona con la cumbia villera o el reggeton de la esquina. Y así, como quinchos urbanos y continuos, cada una de estas veredas configuran un espacio publico inmediato y de morfologia lineal. Un espacie de interrelacion humana.REALIDADES ANGOSTASY es así como asistimos a un abandono en el quehacer de la arquitectura en la ciudad latinoamericana, a un repliegue. Al contraste entre los nefastos planes de vivienda social que solo buscan sanear los indices del deficit habitacional y de los grandes proyectos suburbanos primer mundistas, y entendiende que el espacio privado (o el valor de la tierra) tienen a un costo en decidido aumento, ¿por que nopretender el aprovechamiento de este espacio publico inmediato de manera mas efectiva y segura? ¿Acaso una reconfiguracion o revision que potencie mucho mas nuestro oasis. ¿Son estos los "Hechos de la arquitectura? ¿Acaso la relacion fachada—arbol—acequia ha sido objeto de reinterpretacion? Por que no pensar que las fachadas de las viviendas prevean y sean mutables a esta condicion. Estas,finalmente, son preguntas sobre la ciudad y sobre la capacidad de los arquitectos de realizar proyectos sin proyecto. Apenas inquietudes que surgen como pequeños pinchazos, que exigen atención y apertura, reflexión, Son estas unas de las tantas condiciones que deberiamos entender al momento de preguntarnos sobre nuestra identidad. Aca en el interior de Latinoamerica, donde la realidad se presenta angosta para muchos (generalmente para Ia mayoria) asoma esta pequeña voz._________________________IMAGENES01 Clasicas sillitas prefabricadas revestidas en ceramico. Notese el grifo que las acompaña.02 Espadas del brillo: tipico lampazo mendocino.