Momento de crisis, reflexiones sobre el hecho proyectual





# 2 | 07.06 | A4Leonardo Codina“La concepción moderna es una acción formativa genuina que convierte la obra en el ámbito de su propia legalidad formal” IHelio Piñón.Existe en la labor creativa un ejercicio natural e inconciente concentrado en la revisión de los procesos que conllevan a los resultados. Si mirar el monitor vecino es irresistible, el comentario sobre lo observado es a veces inevitable.Tres dimensiones críticas (operativas), tres visiones del problema del proyecto, tres lecturas del hecho proyectual.ProyectivaRelacionada con las decisiones del proyecto, el conjunto de operaciones y vacilaciones que tienden en un proceso cíclico a la resolución de las relaciones espaciales, funcionales, técnicas, constructivas, comerciales, etc.DescriptivaMomento analítico que intenta una mirada retrospectiva del proyecto en cualquier etapa en que este se encuentre. De carácter analítica, esta visión tiende a partir de una narrativa descriptiva, clasificando y categorizando los valores que rigen hecho y resultado proyectual. Con vocación reveladora intenta develar lo que parece oculto.No encuentro mejor ejemplo que el artículo ensayado por Luis Moreno Mansilla en la publicación del Colegio de arquitectos de Madrid. Con visión clínica el autor se concentra en los registros fotográficos que Asplund y Khan realizaran, con 35 años de diferencia, de la Piazza del Campo de Siena. IILa descripción certera y sin complejos de  Mansilla obliga la incomoda empresa de volver las páginas y fruncir el ceño. Su lectura posterior es capaz, a partir de una mirada crítica envidiable, de desnudar la esencia humana de dos personajes paradigmáticos del escenario arquitectónico. GenerativaSe trata de aquella dimensión crítica que se aproxima desde la génesis misma del hecho proyectual, aquella que mide los motivos en virtud de los resultados. Saltea la visión proyectiva, la minimiza enfocándose en lo esencial, ridiculiza la mirada descriptiva ¿para que describir lo incorrecto? Desde este lugar lo descriptivo y lo proyectivo padecen miopía.Corre el objeto del eje del discurso, pone en jaque los valores al punto de poner en crisis el proyecto. Estas tres nociones conforman la estructura de pensamiento y reflexión que acompaña el proceso del proyecto desde DESICIONES DEL PROYECTOPodríamos entender al conjunto de decisiones que encausan el devenir de un determinado proyecto en dos grandes grupos: las que operan por descarte y las que operan por convicción. De la misma manera deberíamos decir que trata de mecánicas de razonamiento encontradas puesto que el descarte es una condición que deriva de un proceso conciente, lógico y matemático. La convicción por el contrario es una noción que refleja un alto grado intuitivo -uno esta convencido de algo que intuye- mientras lo primero es netamente cerebral y metódico, lo segundo parte desde la sensibilidad en una reacción casi estomacal, que confía en una hipótesis.Exponer esta dicotomía no pretende enfrentar dos posiciones, por el contrario pretende –en un hecho puramente descriptivo- es revelar, desenredar actos inconscientes que subyacen en la mecánica proyectiva.  Operar por descarte conlleva a un retraso conciente del momento intuitivo, apuesta a la sumatoria de decisiones concientes, mecánica que tiende peligrosamente a la catalogación de las soluciones. Lo que es peor, por este camino cabe la posibilidad de cometer lo irreparable: descartar aquello que tiene valor. Si embargo en esta forma de pensamiento aplicada con equilibrio tendera a la eficiencia y, mientras el desequilibrio traerá la eficacia, se verá el camino pero no la luz.Operar desde la convicción apuesta demasiado a la sensibilidad, desde aquí se ve la luz pero no el camino. En una de las pequeñas vitrinas de Ronchamp, LC pintó un pájaro, un sol y el mar. Por si alguien dudaba de lo que era, escribió: “la mer”, el mar que quisiera haber visto en el fondo sur de la basílica de Saint-Baume. Basílica de Saint Baume. Eduard Trouin.Paradójicamente la visión de una hipótesis de proyecto, propia de un razonamiento científico no logra construir, por falta de rigor metodológico, un camino de exploración conciente y se sostiene peligrosamente de los hilos de la subjetividad.No debería permitirse perder un segundo en intenciones superfluas y caprichosas. Debería perderse la vida corriendo tras un verdadero proyecto. Irreparable es desechar lo valioso tanto como navegar neciamente tras una ilusión errada. Es tan imperdonable creer un proyecto equivocado, como no creerle al proyecto.Esta perversa oposición, plantea dos mundos irreales, desgarra piel y hueso del hecho proyectual, en un intento obstinado por revelar la naturaleza propia que habita en la mecánica del pensamiento. En Lavalle veíamos la luz pero no mirábamos el camino.Situados en este costado se pierde objetividad analítica, obviando lecturas necesarias sobre las condiciones que afectan el proceso: topología, situación urbana, dinámicas internas del sitio, visiones paisajísticas. Probablemente en Lavalle optamos  por algunas obviando otras. El proceso gana en subjetividad –sensibilidad- y pierde en objetividad – ¿solidez?-.Se tenía claro la lógica física, estática y formal, esta condición en posición jerárquica, informaba sobre las relaciones internas de los elementos. En la Catedral la imposibilidad de materializar el resultado físico al que aspiraba el proyecto, obligo una extrema concentración en las condiciones que desde el sitio, el programa y el caso abrevaban tortuosamente los vaivenes del proyecto.En ambos casos se observa una problematización conciente del proceso del proyecto: el territorio, la sombra y lo vernáculo constructivo fueron a Lavalle, lo que el sentido urbano, procesional y espacial ala Catedral. Existen los otros proyectos, los que no habitan estos territorios, los que se definen de otra manera, a los que se ingresa por otra puerta. Seguramente los edificios de vivienda con características comerciales a partir de políticas de comercialización, superficie propia vs. Común, normativas municipales, exigencias estructurales y condiciones del sitio, encuentran un sendero confinado hacia su resolución.Esta mirada sobre los itinerarios del proyecto no pretende direccional, sino por el contrario provocar un estado de pensamiento, una dimensión analítica.[…]MOTIVOS:En los escenarios de desarrollo arquitectónico contemporáneo podrían identificarse distintas maneras de aproximación al problema del proyecto. Mientras en escenarios centrales la mirada se detenga en las condiciones técnicas y posibilidades económicas en la periferia el proyecto se sostenga en la sensibilidad del arquitecto, en los aspectos espaciales y matéricos. Podrían entenderse tres Americano: -sensibilidad-Iglesia, Caballero, S. Benítez, peruanos revista Summa+Al cetro:SANAA, Herzog de las primeras obras, Europeo:Casa AH, Klotz, Aravena, Undurraga.Idea:Klotz (Escuela vitacura) Alvaro siza (pabellón Portugal) Souto da mora (casas en la pendiente)Relación casa AH con vidrio oeste casa Flores.Mientras la historia ha sido la referencia Problema de la modernidad fue el espacio.Importación de motivos, la generación pos mayo del ‘68 encontraría en el edificio de la filosofía los argumentos necesarios para nutrir sus búsquedas formales. (Walker) ito (simulación) Arroyo (hibridación)Abrevarse El europeo construye objetos y el americano espaciosArq. De oficio: Miralles, Ferrater.Arq. Estéticos: Bórmida, Calatrava.Arq. Sensitivos: Portugueses, algunos españoles: Sol Madridejos. Zumptor.Problematizan: Abalos y herreros, Tshumy.Lógica:Material: fotos campo Esteban. Eladio Dieste, Edif. calle San Luís (r. Iglesia)EstructuralConstructiva: Estereotómico vs. Tectónico. (Aparicio Guisado)Urbana: Concurso de Lavalle.FormalIdea:________________________I   Helio Piñón. Miradas Intensivas. Ediciones UPC-ETSAB. Junio de 2000. Pág. 8.II  Luis Moreno Mansilla. “Al sur de los arquitectos nórdicos. Dos vistas de Siena, y un paseo por la mirada”. Arquitecturacoam 322. Madrid.  Pág. 79-99.III Escritos Circenses. Mansilla, Rojo, Tuñon. Ronchamp, escavada en el sueño de Saint-Baume. Luis Moreno Mansilla. Pág. 33. Editorial GG. 2005.________________________IMAGENES01 Basílica de Saint Baume. Eduard Trouin.020304 Iglesia Cristo Obrero. Eladio Dieste.