Tiempo y Recorrido






# 20 | 11.08 | A4Paola Meretta…Es caminando, desplazándose que uno ve desplegarse el orden de la arquitectura… Le Corbusier (I)A partir de la formulación de la promenade architectural es que Le Corbusier propone para el SXX el espacio arquitectónico como recorrido. Se plantea al usuario un camino a experimentar que va más allá del puro hecho funcional. Generalmente resulta insatisfactorio reducir esta rica relación entre la arquitectura y la vida humana a la noción más mecánica y unívoca de función. La condición de útil no es adjetiva sino sustantiva para el caso de la arquitectura ya que su forma y su modo de acción dan ese contacto estrecho con la actividad humana. La primera consecuencia de este hecho es la relación que se establece entre el habitante y la arquitectura que no es contemplativa al modo en que lo es en las demás artes. La arquitectura se percibe y se padece en medio de la arquitectura cotidiana y por ello no constituye un espectáculo…(II)  Uno de los planteos que me interesa abordar en esta estrecha relación entre el hombre y la arquitectura es la aparición del tiempo o de la cuarta dimensión como han de definirla los artistas de las vanguardias figurativas, más precisamente los cubistas y futuristas de principios del Siglo XX. Si estaba acá y ahora estoy allá, algo sucedió entre una y otra instancia al producirse mi desplazamiento. Sin el concepto tiempo veo todo de forma simultanea .Visiones simultaneas y movimiento se reflejan en la obra de Marcel Duchamp quien en su pintura desnudo bajando por la escalera logra captar toda la estela manifiesta a través del paso del tiempo en la acción de circular por una escalera. De esta manera se logra traducir la tridimensionalidad del mundo real en la bidimensionalidad de la obra artística. San Agustín decía Que es el tiempo? Si nadie me lo pregunta lo sé. Si quisiera explicárselo al que me lo pregunta no lo se. (San Agustín 400 D.C.) Porque el tiempo es un perceptum y no un conceptum. El tiempo tiene dos realidades que lo conforman y le dan sentido, el tiempo se padece y por ello es una experiencia que se decanta en un receptáculo que es el cuerpo, y la segunda es que el tiempo se guarda, se retiene en un espacio que es la memoria. Ambas realidades cuerpo y memoria son conformadoras de la obra de arquitectura, desde su concepción hasta su habitación. (III)Es a través de nuestro quehacer diario, mecánico e inconsciente, si se quiere, que despreciamos estas instancias producidas a partir de la participación de los factores tiempo- recorrido. Quizás resulte mas fácil percibir el efecto que produce el tiempo en una obra de arte como lo es un móvil de Alexander Calder donde intencionalmente se busca un constante equilibrio cambiante de la materia. Es decir, frente al objeto que cambia por el solo hecho del paso de la brisa en un determinado tiempo transcurrido podemos observar una modificación en el estado inicial del objeto brindándonos otra mirada que a la vez puede ser multiplicada de manera casi infinita con el simple desplazamiento de nuestra persona en torno al mismo. Una vez más nuestra actuación es meramente contemplativa, al igual que en las instalaciones temporales y donde me gustaría citar a ‘las puertas’ intervención conformada por 7503 pórticos de metal distribuidos a lo largo de 37 km. en el Central Park, NY por el artista búlgaro Christo en el año 2005. Los pórticos se distribuían, con telas flameantes en color naranja, a lo largo de los caminos, como una celebración al acto de caminar, brindando al transeúnte un sugerente recorrido y liberando su objetivo a la libre interpretación del usuario. Tal es el caso, de acuerdo a una entrevista publicada por los medios locales, en el que cuando se efectuaba la instalación de estas estructuras un niño pregunto a Christo y a su esposa Jeanne-Claude ¿para que sirven? a lo que el respondió…para lo que tu quieras es arte y no necesita una razón de ser. A diferencia del objeto arquitectónico que establece una relación directamente funcional cada uno de estos puntos-arco eran hilvanados mediante un recorrido libre de las personas que simplemente circulaban en bicicleta o caminaban dejándose conducir. Es que acaso debemos repensar las oportunidades que nos brindan dentro de un proyecto los recorridos y además cuando los establecemos deben presentarse claramente o la simple sugerencia hará que en el uso y apropiación de dichos espacios los usuarios nos sorprendan y en muchos casos modifiquen nuestro pensamiento y visión inicial creando recorridos no calculados?_________________________I   LC. obra completa II, 1935, pg 24II  OYARZUN, ARAVENA, QUINTANA CHALA, Los hechos de la arquitectura, pag 55, Ediciones ARQ Escuela de Arquitectura Pontificia Universidad Catolica de Chile, 1999.III BROWNE, Tomas, ARQ n 59, El Tiempo, Time, Santiago, Marzo 2005, pag 10-13