Tiempos de desinfeccion


# 06 | 05.04 | A4Leonardo CodinaMIRADA RESTROSPECTIVA DE TIEMPOS CONVULSIONADOSNota:Inmerso en la turbulencia de idas y venidas, conciente de mi grado de aturdimiento, en momentos que promediaba mi trabajo de tesis de magíster decidimos con mi mujer, Leticia, iniciar un proyecto para una nueva casa.Pensando en el proyecto, vomité. El resultado de ese vómito que aquí presento, da cuenta del grado de saturación, impotencia y confusión que precede los intensos momentos de Santiago y antecede los no menos intensos momentos de A4. Ahí les va:El proyecto de esta casa [nuestra casa, mi casa] nace desde el tiempo mismo. Ruinas de una formación infectada, cimientos incipientes de una nueva manera de ver|entender|hacer arquitectura, ahora, repensada desde el vivir, desde el habitar, partiendo del hacer, el proyectar, incluyendo el construir, y no al final sino al principio… para encontrarme con el vivir nuevamente en el final.Alguien me dijo una vez que era tiempo de sacarse cosas y ya no de meter, consejo que alivia pero confunde. ¿Que saldrá de las ruinas de mi formación infectada?... de un aprendizaje intoxicado de confusión, contaminado de prejuicios y envenenado en ideas; donde la forma se situaba por sobre el habitar; el mostrar por sobre el proyectar; en nacer sobre el hacer, el deber ser por el ser, el suponer por sobre el pensar, el volar –pero sin alas- por adquirir algún grado de libertad.A proyectar se enseña, solo un conocimiento profundo de este acto nos libera, nos da alas. Ahí todo era estático [señores… este es le Corbusier y no aquel; esto es una cocina y aquí no se fornica; la forma sigue a la función…] Ahí nada cambiaba, mutaba o se aprendía… todo se dictaba en compartimentos estancos de mentes estancas. No se leía se ojeaba, no se debatía se escuchaba, no se experimentaba se improvisaba, no había lugar para no saber y crecer a partir de esto, todo se intuía se hacia parecer que se sabía, no se especulaba se divagaba, no hablemos de investigar viajábamos cómodos en el vagón de cola.Ahí los talleres se planteaban desde el caso [la casa, el hotel, el club náutico…]  sin ningún tipo de problematización, se hacia otra casa mas [pero distinta y extraña… o igual y correcta…] se pedaleaba en falso alrededor de la idea generadora, noción que sin un problema para enfrentar pisaba en falso sobre otras condiciones del proyecto [esteticismos, manierismos y obligaciones]Ahí donde todo se hacia calzar y donde nadie hablaba de descalces, no se embarazaba de arquitectura inconscientemente se nos inmunizaba de ella.Este proyecto nace desde el tiempo. Un tiempo que me lleva ahora al final a estudiar irónicamente a Enrico Tedeschi… Un tiempo que me tiene ahora algo confundido en la búsqueda de nuevos sentidos, de nuevas sensibilidades, de algunos problemas y verdaderos proyectos.